5/6/17

FLAN DE PLÁTANO



Cuando Cristina nos propuso participar como invitadas en su blog Postres sin gluten, como podéis imaginar, nos hizo mucha ilusión. Al final, tener un blog, implica conocer gente, descubrir, participar, investigar... y para nosotras, que somos bastante inquietas, ésto nos emociona  El hecho de no ser muy dulceras (siempre decimos que somos muy saladas y poco dulces), supone un reto para nosotras preparar un postre que esté a la altura. Y además, Cristina nos plantea doble reto, porque el postre no debe contener gluten. Conocer su blog e investigar sobre qué ingredientes contienen gluten y cuáles no, nos ha hecho ver las dificultades con las que se encuentran día a día las personas celíacas a la hora de comer.
Sin lugar a dudas, pensamos en hacer algo dulce ( pero no en exceso), que contuviese fruta (que nos encanta), y divertido para poder hacer con niños. Y así surgió la receta que traemos hoy: flanes de plátano. Los ingredientes son sencillos. Casi seguro que los tendréis todos en casa. No deja de ser una receta de aprovechamiento: cuando los plátanos están muy maduros, se pueden aprovechar para hacer la receta. Y la elaboración no tiene mucha complicación. Emplearemos flaneras  individuales de aluminio, que resultan muy cómodas, pero evidentemente podéis usar un molde diferente.        

Ingredientes (salen 6 flanes individuales):

2 plátanos maduros
100 ml. de leche entera
50 ml. Nata
Pizca de canela en polvo (al gusto)
3 huevos
40 g. azúcar
azúcar para hacer caramelo

Mientras preparamos la receta, precalentamos el horno a 180ºC, con calor arriba y abajo.

En una sartén, preparamos el caramelo. Para ello ponemos azúcar y una cuchara de agua hasta que caramelice. Cuando, tengamos el caramelo preparado, y antes de que enfríe, lo repartimos en las distintas flaneras, con cuidado de no quemarnos.


En un vaso de batidora añadimos, los plátanos troceados, el azúcar, una pizca de canela, los huevos, la leche y la nata. Lo trituramos bien y se reparte en las flaneras. Se ponen en una bandeja para horno con agua, y se cocinan al baño maría. El tiempo de cocinado aproximado es de media hora.

Transcurrido este tiempo, se dejan enfriar, se desmoldan y se sirven individualmente. Añadimos una hojita de hierbabuena para decorar. Y listo! Esperamos que os haya gustado nuestra propuesta.
fotos: sisters blog











9/5/17

EMPANADA DE MEJILLONES




Está claro que llegan los primeros rayos de sol, y lo único en que pensamos es en salir pitando de casa, a pasar los días al aire libre. Bien te escapes a la playa o a la montaña, lo que está claro, que el día se alegra si llevamos algo a lo que hincar el diente, ¿verdad?
Un clásico de los picnis, sobre todo en el norte del país, es la empanada, que podemos prepara con anterioridad y llevarla a todos lados. Adoramos la empanada, sobre todo si es casera, por ser tan versátil. Admite casi de todo... Hoy hacemos una que nos gusta un montón. La empanada de mejillones. Ya veréis qué delicia.
Aprovechamos a hacer la masa de cerveza, como ya habíamos publicado aquí.






















ingredientes:
Para la masa:
1 lata de cerveza (330 ml)
170 ml de aceite de oliva
2 cucharillas de sal
700g. harina de trigo
1 huevo 

Para el relleno:
1 kg. mejillones
1 cebolla morada
1/2 pimiento verde
1 tomate maduro grande
 pimentón dulce
vino blanco
aceite de oliva
 sal

Elaboración de la receta:
Primero haremos la masa casera. En un bol echamos la lata de cerveza a temperatura ambiente. Añadimos 170 ml. de aceite de oliva virgen extra. Podemos usar la lata de cerveza como medidor (un poco más de la mitad). Añadimos un par de cucharaditas de sal mezclando todo muy bien. Se va incorporando la harina y removiendo con una cuchara de palo hasta que la masa tenga la consistencia suficiente como para poder trabajarla con las manos y amasarla.Cuando la masa esté lista hacemos una bola con ella y la dejamos reposar durante al menos una hora bien tapada con un trapo de cocina, dejando la masa fermentar en el bol (la cerveza en este caso actuará de levadura).

Troceamos la cebolla y el pimiento, y lo sofreimos en una sartén con tres cucharadas de aceite de oliva a fuego medio durante unos minutos con un poquito de sal, removiendo de vez en cuando hasta que esté bien pochada. Añadimos el tomate troceado muy pequeño, y se deja cocinar. Se pone una pizca de pimentón, y el vino blanco. Por otro lado, abrimos los mejillones en una olla al vapor con un vaso de vino blanco. Se extrae el cuerpo, y se reserva. Se añaden los mejillones troceados a las verduras.

Para montar la empanada, separamos la masa en dos trozos, uno un poco más grande que otro. Cogemos el trozo de masa más grande, espolvoreamos un poco de harina sobre la encimera y la estiramos bien con un rodillo, de manera que ocupe más o menos la superficie de la bandeja del horno. Pinchamos con un tenedor la base de la empanada para que no suba la masa al hornearla. Distribuimos el relleno por toda la base, dejando los bordes libres. Estiramos bien el otro trozo de masa más pequeño,  para que recubra la empanada. Fijamos bien la empanada subiendo los bordes de la base sobre los bordes de la capa de arriba, y sellándolos con un tenedor. Pinchamos por toda la cobertura para que no suba en el horno. Por último, batimos un huevo y pincelamos por toda la cubierta de la empanada para que al hornearla tome ese color dorado tan bonito.

La metemos en el horno precalentado a 180º durante 40 minutos hasta que esté bien dorada. Se deja enfriar, y lista para consumir.























fotos: sisters blog

















2/5/17

RAPE ALANGOSTADO


Hoy tenemos una receta, que ya teníamos ganas de publicar desde hace tiempo. Y nos ha venido como anillo al dedo que nuestra amiga Alicia de Pimentón de la Vera Las  Hermanas, nos haya hecho llegar una muestra de su producto, de calidad extraordinaria (¿habéis visto que packaging tan bonito?). Un plato donde el protagonista es un pescado tan noble, no podíamos utilizar un pimentón cualquiera, claro está.

Nosotras somos muy pescaderas, je je... ya lo veis que en nuestro recetario abundan las recetas con pescado. Somos de mar, y evidentemente, tener producto tan a mano, nos influye. El plato que traemos hoy no deja de ser un trampantojo (ya sabéis, parece que estáis comiendo una cosa distinta a la que aparece en el plato). Vamos a preparar un pescado, que a la vista parecen medallones de langosta. Es un plato que podréis degustar en nuestros restaurantes asturianos, es típico que en alguna carta aparezca como "Pixín alangostado" o "pixín allangostau". Ya sabéis de qué se trata.
El rape es un pescado muy sabroso, saludable y digestivo. Es de carne suave y no tiene espinas. Ahora es un pescado muy apreciado, aunque no siempre fue así. Su aspecto de pez feo, no lo hacía apto para estar considerado entre los mejores. En cambio ahora, que ya hemos descubierto esta delicia, tiene un precio elevado. A nosotras nos gusta aprovechar las espinas y la cabeza para hacer caldo y sopa. Vamos con los ingredientes:



Ingredientes:
1 cola de rape
1/2 cebolla
1 hoja de laurel
1 diente ajo
1 rama de perejil
aceite de oliva
pimentón dulce las hermanas.
1 patata grande
unas hojas cebollino
sal
Para la salsa rosa:
6 cucharas de mayonesa
2 cucharas de ketchup
3 cucharas de zumo de naranja
1 cuchara de brandy
pimienta negra




Abrid la cola de rape por la mitad y retirar la espina central. Salar.
En un bol se hace la mezcla de pimentón y aceite de oliva. Se unta bien la cola, la ponemos en film transparente y se enrolla como si fuese un caramelo. Hacer un rulo bien apretado para que no entre agua cuando lo cocinemos, y cerrando bien por los extremos. Aseguraros bien que queda aislado del agua de cocción, si es necesario poner más de un papel de film.
Se pone a hervir agua, a la que añadimos la cebolla, el laurel, el ajo y el perejil. cuando hierva se añade el rape y se cuece durante 20 minutos por kg. de rape, (calculad según vuestro peso). Una vez cocido, se saca del agua y se enfría en el film.
Mientras enfría, preparamos una salsa rosa. Una forma rápida de prepararla es mezclando la mayonesa con el ketchup, el zumo de naranja y el coñac, emulsionando todo bien para que quede homogénea. Por último, salpimentamos.
Confitamos una patata, cortada en rodajas en aceite de oliva que servirá de guarnición.  Para ello, ponemos en una cacerola amplia aceite de oliva suficiente que nos permita cubrir la patata. Se pone a calentar el aceite a fuego medio hasta que llegue a unos 60 grados. Echamos la patata cortada en rodajas y unos granos de pimienta. Debemos mantener una temperatura estable sin que llegue a ebullir. Se sacan a un papel absorbente, retirando el exceso de aceite.
Emplatamos poniendo una rodaja de patata, el rape por encima, salseamos y decoramos con cebollino, y algún trocito de naranja. Una buena manera de empezar el mes! Hasta nuestra próxima receta.



fotos: sisters blog